Allure Villas

Costa de Lisboa


Costa de Lisboa: olvide lo que ya ha visto






Lisboa es la ciudad más antigua de Europa Occidental.
En un entorno idílico, la capital portuguesa está construida sobre siete colinas, bañada por el rio Tajo, y orgullosamente mirando al océano.


Lisboa

La topografía, el río, los colores de los edificios y el número de horas de sol contribuyen a su luz única y encantadora, que gusta a turistas de todo el mundo.
Con sus callejones, aceras y azulejos de colores vibrantes, es una ciudad fascinante y auténtica, donde las costumbres antiguas y la historia secular se encuentran con la animación y la juventud de los habitantes, conocidos por su hospitalidad.

Desde los numerosos miradores repartidos por las colinas es posible descubrir fantásticas vistas de la ciudad, con vistas al río, al castillo y al puente sobre el Tajo, conocido como la hermana del puente de San Francisco en California.
Los amantes de la cultura pueden explorar la ciudad en tranvías de época, visitando barrios históricos como la laberíntica «Alfama», la elegante «Baixa» o el cultural «Chiado», o paseando por el río que se superpone tranquilamente al bullicio de la ciudad.

Lisboa es la terra del «fado», tan importante en la cultura portuguesa, que la Unesco lo reconoce como parte del «Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad».

Lisboa alberga un interminable patrimonio cultural.  Belém es la singularidad suprema de Lisboa: junto al río destacan los conjuntos arquitectónicos más ricos del mundo, que recuerdan la época de los descubrimientos, el orgullo del pueblo portugués. En el extremo opuesto, el «Oceanário», el mayor acuario cubierto de Europa, presenta ecosistemas terrestres y marinos de todos los océanos de la Tierra.

Lisboa seduce al atardecer y en las noches de verano, cuando los cafés y restaurantes ribereños bullen de risas y música.
Los que vienen de fuera no tardarán en adoptarla como propia, también por su rica gastronomía, que mezcla elementos tradicionales con nuevas tendencias, y se dedica a experimentar más de mil formas de cocinar el bacalao.

Está en el mapa de los amantes de la repostería, con sus «Pastéis da Nata», amados por locales y turistas, por su crujiente hojaldre y su relleno dulce y cremoso.

El aeropuerto internacional, nombrado «mejor aeropuerto de Europa» en 2020, está a solo 15 minutos del centro de la ciudad.


Sintra

Sintra, situada a sólo 30 minutos de Lisboa, es uno de los lugares más atractivos de Portugal.
Un verdadero paraíso magníficamente situado en el más bello paisaje y que ha sido clasificado como patrimonio de la humanidad. La mejor manera de visitar la exuberante naturaleza es dar un paseo en coche de caballos ahasta llegar al «Palacio de la Peña» en la cima de la cordillera.

Cascais, en la costa norte de Lisboa, se convirtió en uno de los lugares más cosmopolitas y turísticos de Portugal cuando el rey Luis I eligió la bahía como residencia de verano. Las familias más ricas de la época, para seguir a la casa real, construyeron sus palacios y villas. Muchos de estos edificios siguen en pie, lo que significa que, a pesar de su proximidad a Lisboa, la ciudad sigue conservando gran parte del encanto de su pasado.
También es conocida por su gran variedad de restaurantes de pescado y marisco, boutiques y espléndidos hoteles, así como por un puerto deportivo que ha acogido importantes eventos internacionales.

Integrada en el Parque Natural de Sintra-Cascais, se encuentra la «Playa de Guincho» en un paisaje de gran belleza. Una playa expuesta a los vientos, con fuerte oleaje y corrientes subterráneas buscadas para el surf, el bodyboard y el windsurf, teniendo lugar aquí competiciones internacionales de gran exigencia técnica. En los alrededores hay excelentes restaurantes especializados en pescado y marisco.

A lo largo del paseo marítimo, en dirección a Lisboa, una pasarela salpicada de chiringuitos nos lleva hasta Estoril, antaño apodada la «Riviera portuguesa», con su espléndido casino.


Aroeira

Aroeira se encuentra a solo 25 minutos de Lisboa.
Insertado en un área protegida, con un clima moderado por su proximidad al mar, se beneficia de un microclima que proporciona contacto con la naturaleza.

“Herdade da Aroeira”, con unas 350 hectáreas, es el complejo residencial y de golf más grande de la zona de Lisboa. El resort cuenta con dos campos de golf de 18 hoyos, una escuela de golf, cuatro canchas de tenis y un espacio comercial, con varias tiendas y terrazas de restaurantes, para la satisfacción de visitantes.
La propiedad está cercada y cuenta con seguridad 24h.

Charneca de Caparica, hasta hace pocos años escasamente poblada, estaba estrechamente ligada a las actividades pesqueras y a la agricultura de subsistencia, implantada en pequeños huertos en terrenos donares. Las actividades de sus habitantes se dividían entre el trabajo agrícola y las actividades pesqueras, cuando el mar era favorable.

El desarrollo urbano lo transformó, poco a poco en un pueblo diferente, con una gran población permanente y también estacional. A pesar de la proximidad de Lisboa, nunca perdió su integración con la naturaleza. La población, considerada joven, es amable y hospitalaria.

En “Charneca de Caparica” hay un complejo urbano con un parque de aventuras, situado en una gran zona verde, ideal para hacer picnics, deportes o actividades de ocio, y un parque infantil, que se puede vislumbrar desde el gran cristal que separa la piscina municipal, cubierta y climatizada, abierta para clases o de uso libre. En el mercado municipal, los vendedores llevan a sus puestos los testimonios frescos de la riqueza del mar y de las tierras de la Costa. También hay carnicerías, panaderías, flores y baratijas.

A dos pasos, «Arriba Fóssil», permite paseos entre las sombras de los pinos mansos, con una impresionante vista al mar. Por el acantilado se encuentra la playa “Fonte da Telha”, con su comunidad pesquera, conocida por su arte Xávega, por sus restaurantes típicos y por la práctica de deportes acuáticos.

En el litoral, que va desde “Fonte da Telha” hasta “Trafaria”, hay 28 playas, donde encontrará todo tipo de restaurantes y chiringuitos, muchos con música en vivo, especialmente en las noches de verano.





Verdizela, a sólo 30 minutos de Lisboa, se encuentra en una zona protegida. Por su proximidad al mar, se beneficia de un microclima que favorece el contacto con la naturaleza. El parque deportivo de Verdizela, en una zona de pinos, cuenta con una zona de picnic, un parque infantil y equipamiento deportivo: Pádel, tenis, fútbol sala, voleibol, baloncesto y más…

Al oeste, en la bahía de Seixal, una antigua zona industrial, encontramos viejas fábricas y un eco museo, que incluye el molino de mareas más antiguo del río Tajo, recuperado y en funcionamiento. Con un amplio frente fluvial, Seixal tiene todas las condiciones para la práctica de la recreación náutica. Y como hay algo mágico en contemplar una puesta de sol reflejada en el agua, suba desde el muelle a una fragata y disfrute de la observación de la vida salvaje a través de un conjunto de abrigos marinos, que forman pequeñas islas fluviales singulares y proporcionan al visitante una vista única de Lisboa.

A sólo 40 km de Lisboa, basada en un macizo calcáreo que cae al mar, frente al Atlántico, la sierra de Arrábida es un destino impresionante.
El mar más azul contrasta con el color de la tierra y la vegetación característica, que representa una agrupación botánica muy relevante. En las laderas orientadas al sur del maquis mediterráneo, un raro arbusto adquiere un aspecto arbóreo. Su conservación fue una de las razones que llevaron a Arrábida a ser considerada una verdadera reliquia científica internacional.

Atravesando las montañas, las pequeñas calas esconden lugares secretos…
Al fin y al cabo, no hace falta dar la vuelta al mundo para encontrar playas paradisíacas: Portinho da Arrábida, Galápos y Galapinhos parecen sacadas de una postal.
Casi enfrente, un pequeño islote, Pedra da Anixa, constituye una reserva zoológica por su vegetación submarina.

Además de paisajes impresionantes, innumerables miradores, el Museo Oceanográfico, el convento, los castillos… el Parque Natural de Arrábida tiene mucho más que ofrecer. Sublime para los paseos y las visitas guiadas, es el favorito de los amantes de la aventura que adoran el snorkel, el piragüismo, la espeleología, el senderismo, el buceo y la escalada… Actividades que pueden ser organizadas por las empresas acreditadas que operan en la región.

Arrábida, antiguamente habitada por frailes franciscanos, en pequeñas capillas diseminadas por las montañas y en un convento que aún existe, tiene excelentes condiciones para el pastoreo y la agricultura, produciendo excelentes productos. Destacan los vinos y el Moscatel de Setúbal, los deliciosos quesos de Azeitão y la miel de Arrábida.

Meco es un pequeño pueblo, rústico y tranquilo, habitado tradicionalmente por pescadores y agricultores. Las huertas de los alrededores siguen funcionando hoy en día como importantes proveedores de frutas y verduras para la ciudad de Sesimbra.
A pesar de mantener su carácter rural, Aldeia do Meco destaca por su turismo, asociado a su «mar de playas» con largas extensiones de arena, protegidas por los acantilados de arcilla y distinguidas con la bandera azul por su calidad medioambiental.
Merece la pena visitar los bares que animan las noches de verano, así como los restaurantes, donde se sirve buen pescado fresco, cocinado principalmente al carbón, y donde también hay aperitivos y marisco.

Aislada y rodeada de dunas, la playa de Meco es el refugio perfecto para los que prefieren evitar las multitudes. Conocida como la primera playa naturista de Portugal, alberga muchas pasiones: el entorno considerablemente ventoso y las aguas agitadas atraen a los amantes de la fauna, los surfistas, los parapentistas y los pescadores deportivos.

A diez kilómetros, en lo alto de los enormes acantilados sobre el mar, el impresionante Cabo Espichel con su faro es una visita obligada.
Un estrecho sendero conduce a un lugar donde se pueden visitar las huellas de dinosaurios.


Sesimbra

Enclavada a los pies de la Serra da Arrábida, la pintoresca Sesimbra, su bahía de aguas azules y su puerto pesquero, están protegidos de los vientos del norte.
La playa, que con la marea baja se divide en dos en la zona del fuerte de Santiago, es lo suficientemente tranquila como para poder bañarse con seguridad.

Es muy popular como destino de verano, especialmente para los lisboetas, no sólo por sus playas, sino también por sus restaurantes, especializados en las mejores recetas de pescado fresco y delicioso marisco.

En Sesimbra hay mucho que disfrutar:

– experiencias, en tierra o en el mar, como la vela; la pesca; viajes en barco; el ciclismo; el parapente…
– caminar y disfrutar de una estupenda vista, sobre la ciudad o en el paseo marítimo.
– visite el imponente castillo árabe de 850 años de antigüedad, que se alza sobre una de las colinas.
– contemple los impresionantes paisajes de «Cabo Espichel», a 15 kilómetros, donde a través de un sendero, podrá visitar las huellas de dinosaurios;
– observe, en la «Lagoa de Albufeira», situada en la costa norte, uno de los cinco puntos de paso y nidificación de aves más importantes de Europa, que forma parte de la Reserva Ecológica Nacional.